Baithaka

Asociación sin ánimo de lucro

¿Qué vas a hacer en Octubre? Viaje Solidario Nepal 2012

Viaja, Disfruta, Conoce y Colabora… ¡Anímate!

Solidarios con Nepal 2012 from baithaka

(Bájate el pdf aquí)

Para para ver fotografías del viaje del año pasado ver Viaje Solidario y en el enlace  Solidarios con Nepal para ver el programa de este año.

Anuncios
Deja un comentario »

Hoy Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

La ayuda humanitaria debe provenir de cada uno de nosotros
 

En diciembre de 2008 la Asamblea General, durante su sexagésimo tercer período de sesiones, decidió declarar el 19 de agosto Día Mundial de la Asistencia Humanitaria.

El 19 de agosto de 2003 fue la fecha en la que un brutal atentado terrorista contra la sede de las Naciones Unidas en Bagdad mató a 22 personas, entre ellas el enviado de la ONU, Sergio Vieira de Mello.

El Día Mundial de la Asistencia Humanitaria rinde homenaje a todos aquellos que perdieron la vida en la prestación de servicios humanitarios y a todos aquellos que continúan prestando asistencia y socorro a millones de personas. También busca llamar la atención hacia las necesidades humanitarias en todo el mundo y la importancia de la cooperación internacional para satisfacerlas.

Todos los años los desastres causan un sufrimiento enorme para millones de personas, en especial los más pobres del mundo, los más marginados y los más vulnerables.

Los trabajadores de asistencia humanitaria se esfuerzan por brindar ayuda que salva vidas y rehabilitación a largo plazo a las comunidades golpeadas por desastres sin importar en que lugar del mundo estén y sin discriminar debido a la nacionalidad, grupo social, religión, sexo, raza o cualquier otro factor.

La asistencia humanitaria se basa en un conjunto de principios fundamentales que incluyen la humanidad, la imparcialidad, la neutralidad y la independencia. Se debe respetar a los trabajadores de asistencia humanitaria y se les debe permitir llegar a aquellos necesitados para brindarles ayuda vital.

El personal de ayuda humanitaria puede ser internacional, pero la mayor parte son oriundos del países en el que trabajan. Representan todas las culturas, ideologías y orígenes, pero todos están unidos por su compromiso con los principios humanitarios.

Todos podemos ser humanitarios y es frecuente que las personas golpeadas por desastres sean las primeras en brindar ayuda a sus propias comunidades después de ocurrido el desastre.

Responder a las emergencias es sólo un aspecto del trabajo humanitario. Los trabajadores humanitarios también brindan apoyo a las comunidades para reconstruir sus vidas después del desastre, para mejorar su capacidad de recuperación ante futuras crisis, para abogar por que sus voces sean escuchadas y para construir una paz sostenible y duradera en zonas de conflicto.

El trabajo humanitario es uno de los oficios más peligrosos del mundo. Secuestros, disparos y amenazas de muerte forman parte de la descripción de su trabajo en lugares como Sudán, Siria, Somalia y otras zonas castigadas por los conflictos. Quienes trabajan en esos inestables territorios corren cada vez mayores peligros, al tiempo que prestan una ayuda vital a las víctimas de las guerras y de las catástrofes en todo el mundo.

Es claramente inaceptable que estos trabajadores, que prestan un servicio a la humanidad, sean objeto de acoso, secuestro o incluso asesinato.

En la última década los ataques a los puestos humanitarios se han triplicado. Según las Naciones Unidas, desde 2011, 109 trabajadores humanitarios han sido asesinados, 143 han sido heridos y 132 han sido secuestrados. Los crímenes contra civiles desarmados nunca están justificados. Cuando esos crímenes se cometen contra personas que dedican sus vidas a salvar a otras personas, la injusticia es todavía más patente.

Es importante recordar que la inmensa mayoría de esas víctimas no son trabajadores humanitarios internacionales de países occidentales, sino personas que prestan ayuda en su propio país, trabajando al nivel más cercano a la población local. La ayuda humanitaria no es exclusiva de Occidente sino un imperativo mundial. Los numerosos trabajadores humanitarios nacionales que han sacrificado sus vidas son prueba de ello.

Deja un comentario »